900 10 21 46 | +34 976 20 50 50

Hotel Sauce mejor empresa turística 2.0

 

El pasado lunes tuvo lugar en el Palacio de Congresos de Zaragoza la gala de entrega de los Premios de Hostelería y Turismo de Zaragoza. Y como ya os avanzamos el Hotel Sauce fue galardonado con el premio a la Mejor Empresa Turística 2.0. Fue un verdadero placer asistir y compartir la velada con el resto de premiados, organizadores y autoridades.

Hoy compartimos con vosotros un extracto del discurso de aceptación del premio de Luis Fernández y algunas fotos del evento.

El Hotel Sauce es un hotel familiar situado en el centro histórico de Zaragoza. Es un proyecto que comenzaron mis padres en 1988. Desde entonces nuestra familia ha disfrutado de esta gran aventura que es el “sauce”.

 Desde hace años en el Hotel Sauce asumimos el reto de situar nuestra empresa en la mejor posición en los nuevos entornos sociales y on-line. Pensamos que nuestra imagen en las redes iba a convertirse en la primera impresión que los viajeros tuvieran de nosotros. Pero no se trataba solo de ofrecer una buena imagen y un entorno amigable para potenciales clientes, sino de reflejar nuestra filosofía, nuestros valores y nuestra forma de hacer que llamamos Mentalidad Sauce.

 Hoy, gracias a las interacciones de nuestros clientes gozamos de una posición privilegiada. Intentamos mostrar nuestros servicios, novedades o productos pero sobre todo mejorar nuestra relación con los viajeros, definir una forma especial de hacer las cosas y reflejar una mentalidad de superación y de pasión por lo que hacemos.

 Desde 1988 hemos intentado aplicar distintas herramientas de gestión y comunicación con turistas. Aquilino (que llego a publicar un libro de poesía) o el Faraón (torero jubilado) eran los “influencers” de la Plaza del Pilar a finales de los años 80. Las matrículas de los coches que indicaban la ciudad de procedencia servían para que los gorrillas recomendasen hoteles a cambio de su propina. Pero también se podían realizar acciones directas de promoción sin recurrir al intermediario. No había mejor anuncio en Google o mejor post en Facebook que acompañar a nuestro padre a repartir tarjetas y colocarlas en los limpiaparabrisas de los coches.

Mientras tanto nuestra madre se encargaba de que todo funcionase en el hotel desde primera hora de la mañana hasta entrada la noche para que los clientes recomendasen a sus amigos el hotel. No había tripadvisor pero como hoy también existía el boca oreja y no bastaba solo con enviar tweets o publicar posts. La reputación no era online pero era también muy real.

Como ocurre hoy con las redes sociales la experiencia se convertía en especial si recibíamos respuesta en directo a nuestro Tweet o comentario. Por aquel entonces podíamos estar conduciendo de camino a casa y encontrarnos un coche con matrícula de Madrid o Barcelona y entonces se producía la magia: mi padre bajaba la ventanilla y preguntaba ¿están buscando hotel?. Eso era mejor que 100 likes o 40 retweets porque si el cliente decía “si, no tenemos reserva” estaba claro que nos iba a seguir con el coche hasta la puerta del hotel.

Y así han pasado estos últimos 30 años entre posts, tweets y comentarios.

  IMG_2072 11-premios-hosteleria-y-turismo-2017 82-re-premios-hosteleria-y-turismo-20171 44-re-premios-hosteleria-y-turismo-20171

Etiquetas:, , , ,