900 10 21 46 | +34 976 20 50 50

Publicaciones etiquetadas ‘conciertos zaragoza’

enigma

Concierto en familia: Un viaje a través de la Historia de la Música

Nuestros amigos de la Orquesta de cámara del Auditorio de Zaragoza con la colaboración de la PAI ( compañía de teatro de Zaragoza), proponen un viaje ameno y dinámico por las diferentes épocas y ciudades, donde la música ha alcanzado especial relevancia, todo ello a través de la música de Bach, Beethoven, Strauss, Brahms, Falla, Berstein…

Un concierto para toda la familia, para que los pequeños se enamoren de la música clásica y sus padres disfruten de una gran orquesta.

SIDONIE5

Entrevista con Jesús Senra de Sidonie

Hemos de confesar que la entrevista de hoy nos hace una ilusión especial. Sidonie es una de las bandas señeras del pop independiente que convierte cada nuevo disco en un acontecimiento y cada concierto en la ciudad en una fiesta. Somos fans confesos del grupo y les seguimos desde hace años, Cuando se alojaron con nosotros por primera vez y los conocimos en persona se ganaron nuestro afecto definitivamente. Son varias las veces que se han alojado en el Hotel Sauce, podéis verlos en la foto con Maribel.

entrevista

Entrevista con Loli y Fausto, los padres de Kata, vocalista de Carroña

Llegaron al mostrador de recepción con una sonrisa de oreja a oreja que en pocos segundos se nos contagió tanto a nosotros, los recepcionistas, como a los otros huéspedes que pasaban por allí. No nos había dado aún tiempo de preguntarles por qué venían tan contentos cuando nos explicaron, impacientes e ilusionados, que venían a Zaragoza al concierto de la banda de rock de su hijo: Carroña. Eso explicaba su atavío, -las camisetas con el nombre de la banda- y la enorme pegatina, también con el logo del conjunto, en la parte trasera de su coche, que detectamos cuando los acompañamos al garaje.

apie de cama foto

Entrevista A pie de cama con Nieves, Bea y Carlos

El público de dos personas de cada sesión de A Pie de Cama bajaba en ascensor a la recepción, y nosotros, los recepcionistas, éramos las primeras personas que veían después de la experiencia. De las 48 personas que la vivieron, unos llegaban flotando, relajados. Otros, con los ojos llorosos. Otros, con una sonrisa luminosa instalada en la cara o incluso en medio de una risa floja y feliz… “¿Cómo ha ido?” les preguntábamos. “Es algo increíble, te obliga a saborear cada segundo, es algo que ha pasado aquí y ahora y sólo para nosotros”, decía uno. “Es como un masaje del alma”, decía otro. “¡Súper relajante, pero aquí mi marido se ha puesto a roncar!” dijo una chica. “¡Yo no tengo la sensación de haberme quedado dormido en ningún momento, pero me habré relajado tanto que ni me daba cuenta!”, se defendía él.