900 10 21 46 | +34 976 20 50 50
Actualidad Hotel Sauce Zaragoza
comunicando

Comunicando

Suena el teléfono en Saucepolis

-Hotel Sauce, buenas noches.

-Buenas noches, quería hacer una reserva para el lunes que viene.

-Me temo que será imposible- digo mientras compruebo el abarrotado planing.

-¡Qué me dice! ¡Cómo es posible!

di natale

Hotel Sauce: Plaza motera en Zaragoza

Zaragoza es una ciudad que se encuentra en las rutas favoritas de los moteros, como hemos podido comprobar en los últimos tiempos en el Hotel Sauce. Quizá por nuestra situación céntrica y la posibilidad de refrescarse con unas cervezas en el vecino Tubo tras la larga marcha, o debido la posibilidad de aparcar en nuestro garaje en un lugar rodeado de zona azul, cada vez más huéspedes llegan sobre dos ruedas, despertando la curiosidad de los viandantes cuando sus motores llegan rugiendo al vado del hotel.

waterpolo

Fanáticos del waterpolo en el Hotel Sauce

El pasado fin de semana y organizado por la Federación Aragonesa de Natación tuvo lugar en Zaragoza la tercera edición de la Copa FANaticos, considerado el campeonato de España oficioso en categoría alevín. Las piscinas del Estadio Miralbueno El Olivar fueron testigos de las evoluciones de las mejores promesas de este deporte y nosotros, el Hotel Sauce, tuvimos el honor de recibir a varios de los equipos.

Al rededor del campeonato se organizan actos de promoción del waterpolo y en esta ocasión ha contado con la presencia de la selección masculina absoluta. El combinado nacional realizó parte de su prepararción para el próximo europeo y ofreció una exhibición técnica para deleite de los chavales y aficionados.  El seleccionador, Gaby Hernández,  medallista olímpico y auténtica leyenda del waterpolo, jugó en división de honor defendiendo los colores  del extinto Plaza Zaragoza y es un viejo conocido de esta casa. Podéis verlo posando en nuestro photocall.

marmota

La noche de la marmota

Es medianoche en Saucepolis. En la radio suena el boletín de noticias: “Una ola de calor sahariano invade la península alcanzando temperaturas de…”. Natural, pienso. Una ola de calor en julio parece un tema algo trivial para abrir un informativo. La falta de noticias ha de ser alarmante. Oigo el camión de la basura, llega algo temprano hoy. Me dispongo a entrar el cubo; los operarios dejan últimamente el cubo junto a la puerta y a los huéspedes no les gusta encontrarlo ahí. Regreso de recoger el cubo cuando me encuentro con un cliente impaciente frente al mostrador.