900 10 21 46 | +34 976 20 50 50
Actualidad Hotel Sauce Zaragoza
portada navidad web2016-2

El equipo del Hotel Sauce os desea felices fiestas

En estas fechas tan entrañables de reencuentros, felicidad y buenos deseos en el Hotel sauce nos hemos propuesto que el año que va a comenzar sea un año repleto de descubrimientos. Quizá logremos averiguar el secreto de la Mentalidad Sauce, la formula mágica de nuestra tortilla de patatas o el ingrediente sorpresa de la limonada rosa. Nosotros seguimos trabajando para descubrir nuevas maneras de hacer del Hotel Sauce un lugar especial.

Por eso todo el equipo del Hotel Sauce quiere desearos unas felices fiestas y un gran año 2016.

cayetana 1

Hedda Gabler en el Principal: Entrevista con Cayetana Guillén Cuervo

A Cayetana Guillén Cuervo le ha tocado de nuevo interpretar el papel de una mujer dura, fría y calculadora. Nada menos que Hedda Gabler, de la obra de Henrik Ibsen del mismo nombre, que la actriz ha encarnado recientemente en el Teatro Principal de Zaragoza. Según sus propias palabras, “se trata de una carácter tóxico: casada con un hombre rico al que no ama y encerrada en una lujosa casa, el aburrimiento y la amargura le llevan a destrozar la vida de los que le rodean, hasta que al final se destruye a sí misma.

Al igual que muchos, nosotros pensábamos que Cayetana era también una mujer de duro carácter; sin embargo, durante sus tres días de estancia en el Sauce, nos ha quedado claro que es una mujer sonriente, dulce y cercana. Y le que estamos muy agradecidos por dedicarnos unos minutos de su apretada agenda para charlar en Mi Habitación Favorita frente a un té de bayas del bosque.

sabueso 2

El sabueso de Saucepolis

Poco imaginaba yo cuando llamé a la policía a instancias de la muy preocupada señora Ruiperez que el agente que iban a enviar fuera a ser tan peculiar. Cuando se presentó en la recepción mostrando su placa casi a escondidas no pude evitar imaginar un par de comentarios ingeniosos que omití por respeto a la autoridad. No tardé en perder dicho respeto.

El tipo parecía sacado de una película de espías de la guerra fría de bajo presupuesto o de una viñeta de Mortadelo. Era un hombrecillo anodino y gris, cargado de espaldas, mal afeitado y de pelo ralo bajo un raído sombrero negro. Vestía una gabardina color camel muy usada, pantalón de mezclilla, una espantosa corbata estampada cuyo nudo jamás se había vuelto a hacer y una camisa que antaño fue blanca. Sin embargo había orgullo en su rostro y una mirada de superioridad que resultaba casi cómica.