900 10 21 46 | +34 976 20 50 50

Entrevista A pie de cama con Nieves, Bea y Carlos

El público de dos personas de cada sesión de A Pie de Cama bajaba en ascensor a la recepción, y nosotros, los recepcionistas, éramos las primeras personas que veían después de la experiencia. De las 48 personas que la vivieron, unos llegaban flotando, relajados. Otros, con los ojos llorosos. Otros, con una sonrisa luminosa instalada en la cara o incluso en medio de una risa floja y feliz… “¿Cómo ha ido?” les preguntábamos. “Es algo increíble, te obliga a saborear cada segundo, es algo que ha pasado aquí y ahora y sólo para nosotros”, decía uno. “Es como un masaje del alma”, decía otro. “¡Súper relajante, pero aquí mi marido se ha puesto a roncar!” dijo una chica. “¡Yo no tengo la sensación de haberme quedado dormido en ningún momento, pero me habré relajado tanto que ni me daba cuenta!”, se defendía él.

Aunque todos coincidían en que era una experiencia única e inolvidable, todos encontraban complicado definirla. Dos cantantes. Dos personas por público. El público no ve a los cantantes y los cantantes cantan con los ojos cerrados, de tal manera que si se encuentran por la calle ni siquiera podrían reconocerse. Y es que, aunque la experiencia se engloba en el ciclo de conciertos Bombo y Platillo de Born! Music, Nieves y Santiago prefieren descartar la palabra concierto y definirlo más bien como “una colección de canciones para cantar al oído en cualquier lugar en donde haya una cama”.

¿Qué se siente cuando Nieves y Santiago te susurran sus canciones? ¿Qué sienten ellos cuando ven las reacciones de las personas a las que cantan? Tuvimos la oportunidad y el lujo de poder sentarnos un rato en Mi Habitación Favorita con Nieves Arilla y una de las parejas a las que Santiago y ella cantaron: Bea y Carlos.

“Cuando la sesión ha terminado, nos hemos dado cuenta de que nos había cambiado la cara”

Un repertorio muy pensado para una experiencia difícil de definir… Después de 24 sesiones de A Pie de Cama en el Hotel Sauce este fin de semana, ¿podremos explicarlo mejor?

NIEVES: Las canciones están elegidas para propiciar un viaje emocional. Canciones de amor, de desamor, divertidas, antiguas, modernas… La primera y la última canción son siempre las mismas: la primera es una canción de Santiago con letra de su madre, y la última es una poesía de Pessoa con música de Santiago. Las demás dependen del momento. Definir A Pie de Cama es difícil porque es algo que cada persona vive a su manera. Mi padre, por ejemplo, cada vez que sale el tema, ¡no entiende nada! Le parece algo rarísimo. Es algo muy íntimo y sensorial: te cantamos al oído y tú oyes nuestra respiración, sientes nuestra emoción… No es como un concierto normal.

Bea y Carlos: ¿es así como lo habéis vivido vosotros?

CARLOS: Sí. Es como un viaje que te va llevando a través de tus emociones y de tus propios recuerdos o vivencias. Juegan mucho con los espacios, las distancias, los volúmenes, las texturas, los matices…

BEA: Es como si te susurraran una historia desde el principio hasta el final y viajases a través de distintas emociones. Tristeza, alegría, pena, melancolía… Cuando la sesión ha terminado, nos hemos mirado y nos hemos dado cuenta de que nos había cambiado la cara a los dos. Estábamos totalmente destensados. Yo ahora me abrazaría a Carlos y me metería en una cama. ¡Es un regalo ideal para San Valentín!

Nieves, eres de Zaragoza. ¿Qué significa para ti haber lanzado este proyecto “en casa”?

La idea de las sesiones de A Pie de Cama en un lugar público nació para ser llevado a cabo en el Hotel Sauce de Zaragoza, no en cualquier lugar de Zaragoza. Sin Hotel Sauce, quizá no hubiésemos venido a Zaragoza. Y tanto a Santiago, que estudió en esta ciudad, como a mí, nos hacía una ilusión tremenda. Al estar en casa sientes que ya tienes una parte hecha. Además, esto nos va a ayudar a darnos a conocer, porque es un proyecto tan especial y la idea es tan complicada de explicar que tienes que vivirla para poder entenderla. Y cuanta más gente la viva, a más gente se lo podrán contar.

¿Por qué elegisteis el Hotel Sauce para A Pie de Cama? ¿Qué ha aportado al proyecto?

NIEVES: Es estupendo para hacer A Pie de Cama. Las dos habitaciones que utilizamos eran preciosas y además el ambiente que hay en el hotel es muy especial, muy adecuado para esto. Nos habéis ayudado muchísimo y todo ha sido muy fácil.

CARLOS: Yo no conocía el hotel y me ha parecido super chulo. Soy técnico de sonido y de luces y visito decenas de hoteles, y este me ha parecido super delicado, con detalles muy cuidados: la decoración, las sillas, las mesas, los cuadros de las paredes… A Pie de Cama le encaja perfectamente, y me parece chapeau que os abráis a este tipo de iniciativas. Ha sido todo un descubrimiento.

Bea y Carlos ¿estabais nerviosos antes de empezar el concierto? ¿Cómo habéis ido reaccionando? ¿Y cómo has visto, Nieves, esa evolución en el público?

BEA: Incluso siendo Nieves amiga mía, te pones un poco nerviosa al ver lo íntimo que es todo. Al principio estábamos esperando a que entrasen y estábamos nerviosos e intrigados, pero luego nos hemos relajado y a mí incluso me ha sabido a poco.

NIEVES: Al principio todo el mundo está nervioso. Algunos se ponen una manta por encima como para protegerse de lo que venga. Hubo ayer una pareja muy graciosa que estaba tan nerviosa que se moría de la risa. Cuando nos oyeron entrar seguían medio riéndose, pero una vez que empezamos a cantar se quedaron callados y ya no se movieron en todo el rato. Yo he abierto los ojos más para mirar y grabar el momento. Santiago tenía los ojos más cerrados.

Una de las chicas que vino a una sesión con su marido aseguraba que éste había roncado…

NIEVES: Hubo un chico que al final de la sesión empezó a respirar muy fuerte. Pensamos que igual se había dormido, pero es que es un momento muy placentero y cada cual está en su derecho de vivirlo como quiera.

Quizá sea eso lo que hace que a mucha gente le de apuro apuntarse; el miedo a cómo reaccionarán. ¿Qué les diríais a esas personas?

NIEVES: Cualquier reacción es buena. Si el cuerpo te pide algo, seguramente estará bien, y eso es justamente lo que se busca. En A Pie de Cama no hay normas.

CARLOS: Los cantantes dan todas las facilidades: tú regulas la luz, decides a qué distancia del borde de la cama te tumbas; si quieres te tapas, y además los cantantes también cierran los ojos. Les diría que se dejen llevar, que nadie sabe lo que esta experiencia te puede despertar, y si sientes mariposas en el estómago, aprovecha para vivirlo.

 

Etiquetas:, , , , ,